Las enfermedades autoinmunes desde la perspectiva del ayurveda

Desde el punto de vista del ayurveda, la vida humana puede comprenderse como un constante proceso digestivo, en el que tomamos de nuestro entorno no sólo alimentos, sino también ideas, experiencias (físicas, emocionales, sociales, históricas) y Prana, y los transformamos en nutrientes para integrarlos creativamente en aquello que somos. Esta transformación se produce por medio del AGNI o fuego interior, que se refiere tanto al fuego digestivo como a dimensiones más sutiles, tales como el fuego de la inteligencia o el fuego de la creatividad.

Entonces, estamos en una relación digestiva-nutritiva constante con el mundo, y nos vamos construyendo a nosotros mismos, en la medida que vamos digiriendo las experiencias a través de nuestro agni.

Las enfermedades auto-inmunes son aquellas condiciones de desequilibrio en que el sistema inmunológico comienza a reaccionar con hipersensibilidad ante el propio cuerpo, atacando tejidos sanos y normales como si fueran algo extraño a nosotros.  Esto provocando una cadena de problemas que deterioran la calidad de vida.

No existe una explicación clara y definitiva respecto de las causas de estas enfermedades. La medicina alópata alude a posibles causas genéticas y busca identificar la influencia de microorganismos patógenos. Por otra parte, desde un punto de vista más naturista, se cuestiona la influencia del exceso de vacunas en los niños, así como el uso indiscriminado de medicamentos y los aditivos artificiales en la comida industrializada.

El ayurveda aplica una mirada integradora de los distintos niveles de la existencia, para comprender nuestros procesos de salud y enfermedad. Desde este punto de vista, las enfermedades auto-inmunes reflejan una insuficiencia del vínculo nutritivo con el entorno (ya sea del trabajo, las relaciones personales, la conexión con ideas de diversa índole, las actividades recreativas, la participación en grupos de diversa índole, etc.). Esta insuficiencia, es más cualitativa que cuantitativa, pues se refiere a que nuestra relación con el mundo carece de la consecuencia nutritiva que debería tener. Entonces, si la energía digestiva del fuego interior, que transforma lo que tomamos del entorno en nutrientes para nuestra vida, no tiene suficiente “materia prima” para quemar y digerir, queda subutilizado y se vuelca hacia adentro, en un proceso de auto-consumo o auto-inmune.

En este sentido, las enfermedades auto-inmumes son como un auto-canibalismo, donde la persona se come a sí misma, por falta de alimentos provenientes de la experiencia.

También se relacionan las enfermedades auto-inmunes con cierta intención de control, sobre si mismos y sobre los demás. Esta intención se retroalimenta con la condición auto-inmune en la medida que estamos constantemente atentos a la enfermedad y termina por transformarse en el eje central de la vida. Esto fortalece el círculo auto-digestivo, pues en vez de estar atentos a estímulos, situaciones u oportunidades nutritivas en nuestra relación con el  entorno, estamos obsesivamente concentrados en nuestra condición y sus requerimientos. Por lo tanto, no se desarrolla la capacidad de asombro, ni la curiosidad ni el entusiasmo, necesarios para dejarse nutrir por la experiencia.

Una de las salidas es cambiar el foco auto-referente desde el control de la enfermedad auto-inmune – y el control del entorno que nos agudiza la enfermedad-; a un foco de auto-conocimiento, buscando los intereses, fortalezas, curiosidades propias, que nos podrían impulsar a identificar experiencias nuevas para digerir.

Esto no se refiere a salir al mundo en busca de estímulos, sin in sentido, pues ello no es más que una forma de evasión. La reconstrucción de una relación nutritiva con nuestro entorno y nuestras experiencias tiene mucho más que ver con aprender a abrir los ojos y aprender a asombrarse.

De lo que se trata es de recuperar el vigor esencial, la energía vital que se ha deteriorado con al enfermedad auto-inmune, es absolutamente necesario re-conectarse con la propia esencia,  conectarse con la fuente interna de inspiración, antes de salir a buscar estímulos o vínculos externos. Al descubrir, o por lo menos buscar, qué es lo que nos gusta, qué es lo que queremos de verdad, qué es lo que sentimos que está en armonía con nuestra esencia; entonces comenzarán a aparecer ante nuestros ojos experiencias inspiradoras, posibilidades nutritivas.

Contrariamente a lo que cree la mayoría en la actualidad, encontrarse con la  propia esencia no tiene que ver con psicoanalizarse ni con darle vueltas y vueltas a las ideas, sino con todo lo contrario: acallar la mente y escuchar que viene desde el interior. Esto se puede lograr en estados de meditación, a través del yoga, pero también caminado, estando en la naturaleza, cultivando una vida serena que se deja asombrar. Desde aquí, podremos salir a buscar las experiencias que hacen vibrar aquella esencia.

Por este motivo, desde el ayurveda, para las enfermedades auto-inmunes se utilizan terapias  tendientes a limpiar o desintoxicar el cuerpo, la mente y las emociones; con dietas, herbolaria, yoga, meditación, masajes y consejería en calidad de vida. Todas ellas dependen de la responsabilidad y disposición del sujeto para lograr un verdadero cambio en los patrones de su ser-en-el-mundo.
Seguir los consejos y terapias que ofrece el ayurveda no significa dejar de lado las otras formas de terapia; sobre todo en síndromes de la complejidad que estamos comentando. Más bien se considera que la complementación entre terapias puede ayudar a abordar no sólo la sintomatología física, sino también el sustrato emocional, mental y medioambiental de las enfermedades. Muchas veces, cambiando pequeños hábitos o incorporando algunas prácticas física, mental o emocionalmente más saludables, podemos sobrellevar mejor, e incluso en algunos casos superar, enfermedades persistentes y complejas.

Anuncios

3 comentarios en “Las enfermedades autoinmunes desde la perspectiva del ayurveda

  1. En estos días he pensado que nuestros ámbitos de interés, aquellos que elegimos para pasar más tiempo y aprender, experimentar, viajar, entre tantas otras formas de dedicación y esfuerzo, están, la mayor parte de las veces, motivados ya sea por el exterior (lo que la cultura nos ofrece como dispositivo de integración, prestigio, poder, etc.) o bien por nuestro propio interior, en términos de “bienestar inmediato”. Ambas aristas, a mi juicio, son formas de des-conocimiento de nosotros mismos. Luego de leer el artículo de Patricia, creo que el ejercicio de silenciar ese ruido externo y dudosamente interno e intentar “escuchar lo que viene del interior”, puede re-definir nuestros propios ámbitos de interés. En el fondo, descubriremos una posición expansiva y nutritiva desde la cual ser y hacia la cual orientar nuestra participación en el mundo. Un abrazo.

  2. This is the right site for everyone who really wants to understand this topic.
    You understand a whole lot its almost hard to argue with
    you (not that I personally will need to…HaHa). You
    definitely put a brand new spin on a topic that has been written about for
    ages. Wonderful stuff, just excellent!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s