La Antropología que quiero

Alguien que respeto mucho me dijo que lo esencial del ser humano es el ASOMBRO: asombro compartido o profundamente subjetivo; asombro hacia lo nuevo y hacia lo conocido; asombro de las constantes y de la creatividad impícita en todo cambio; en fin, el asombro como la capacidad de mantener despierta la observación y abierta la creatividad.  El asombro, la creatividad y la comunicación son más determinantes de nuestra humanidad que cualquiera de las otra características que compartimos con otros primate, porque son las que hemos explorado en extremo, expandiéndolas más allá de nosotros mismos.

En mi experiencia de trabajo como antropóloga he aprendido que la mirada de la antropología tiene un potencial de asombro más allá de su lugar tradicional como disciplina experta en explicar la humanidad exótica y diversa, hoy cada vez menos lejos y menos extraña. Esta matriz teórico-metodológica tiene la posibilidad de aportar a la compresión de nuestras propias sociedades- más o menos complejas, da lo mismo- , al permitirnos mirar nuestros acuerdos y recuerdos colectivos, nuestras construcciones, símbolos y organizaciones, con asombro, como si fuera la primera vez. Algunos autores disciplinarios lo han llamado la “mirada distante”, yo prefiero llamarla la “mirada asombrada”, que no da nada por obvio, y entonces reconoce la creatividad humana y su posibilidad de observarse a si misma.  Dentro del marco de una disciplina académica, la antropologia, este asombro se permite un lenguaje y unos caminos de observación construidos en conjunto por una comunidad de observadores- los antropólogos y antropólogas- , de tal forma de poder comparar reflexiones y avanzar juntos.  Entonces, de esta mirada a lo exótico como próximo, y a lo próximo como exótico, surje la posibilidad de abordar los contactos e intercambios culturales, intesificados y complejizados por la globalización,  los que hoy tienen por desafío para su crecimiento y permanencia, superar las visiones anacrónicas del aislamiento utópico o de  la confrontación absoluta, atreverse a  la complementariedad y el mutuo conocimiento. Ahí tenemos que estar. 10.08.09

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s